Carta a la Humanidad

El ser humano, manipulación es la palabra que define su existencia, tanto potencial, robado, redirigido para el beneficio de otros. La divinidad creativa doblegada y distraída.

Manipulación en vuestro ADN, en vuestra mente, y en vuestro espíritu. Encerrados en dualidades y banalidades físicas, dormidos, tiempo robado imposible de recuperar.

La semilla divina que es contenida en vuestro ser ya no quiere ser dirigida por nadie, y clama ser libre, pero,  estáis domesticados y no sabéis liberaros, servir a otros está grabado a fuego en vuestra historia.

La unión como especie, la resonancia en uno romperá instantáneamente este yugo que os mantiene dormidos, pero, sois fáciles de manipular y en vuestro deseo de salvación está vuestro punto mas débil, ya que os ponéis de nuevo al servicio de vuestro salvador, olvidando una vez mas que sois soberanos de vuestro propio destino.

Por programación inconsciente buscáis un salvador, mensaje recurrente desde el principio de vuestra esclavitud, es un programa instalado en vuestro inconsciente, deseáis y necesitáis que alguien venga a rescataros de vuestro letargo, pero no veis la solución que ya tenes frente a vosotros y volvéis a caer una y otra vez en manos de otro salvador, que os pone grilletes nuevos, menos pesados cada vez, pero grilletes al fin y al cabo.

Vuestra liberación no vendrá por un mesías, un pleyadiano o dios benevolente, no esta fuera de vosotros, vuestra liberación vendrá desde dentro, de la unión del hombre como raza y la conciencia como arma.

Repetís patrón, amáis y veneráis a cada uno de los mensajeros, transformando el mensaje en religión, y olvidando la información transmitida.

La tristeza invade toda la galaxia viendo como nuestros hermanos sufren, pero debéis aprender la lección mas importante de vuestra historia, solo la unión de la raza obrará la liberación, si otra raza interviniera y os despertara del letargo, no comprenderíais el poder de esta lección y volveríais a ser manipulados o dirigidos de nuevo.

Es por tanto importante que vosotros humanos obréis vuestro mayor logro, recordar que unidos sois invencibles, este es el mayor temor de vuestros captores.

Tenemos la certeza de que esta unión está ocurriendo, y apoyamos este cambio con fuerza, no estáis solos, y nunca habéis tenido tanto amor y atención dirigida hacia vosotros como en estos momentos, si cerráis los ojos y abrís vuestros sentidos podréis sentir nuestros corazones latiendo junto a la humanidad, fuerza y unión hermanos.

14/10/18.

 

4 comentarios en “Carta a la Humanidad”

  1. Juan Carlos Mazarron Sánchez

    Si que creo que es cierto,lo creo de verdad.pero si estamos manipulados mediante el adn,con chips energeticos ,con arcontes,con desinformacion evinformacion equivocada en todos los aspectos y sometidos a la esclavitud de la vida laboral,los pagos las enfermedades…dificiles como un bebe en medio del mar,se le dice ,,te salvaras si nadas a tierra,pero se le tapan los ojos,se le quita el salvavidas y ademas se provoca con el haro un uracan…todo dependevde el?

    1. La diferencia es que no sois un bebé, no estáis desvalidos frente a la adversidad, tenéis recursos suficientes para lograr este desafío. Os ayudamos a recordar quien sois, y os facilitamos herramientas para vuestro desarrollo, el cambio está ocurriendo, la evolución es evidente, hay que mantener el rumbo con firmeza.

  2. Yo sí creo que pueda existir algo que nos haga más libres y todo lo que dices ( Este mundo es absurdo tal cómo está dirigido)….
    Como protegerse o aislarse para evitar caer en lo que nos rodea y poder salir de la zona confort en la que estamos metidos?
    Es suficiente con meditar o que más hacer?
    Gracias.

    1. Tomar conciencia de que podemos desarrollarnos también a nivel espiritual, equilibrar las emociones saliendo del odio, la crítica y el miedo, vivir de manera natural recuperando el contacto con la naturaleza, y sanando las relaciones con los demás, cada persona tiene un camino distinto, pero estos puntos son comunes a todos. Gracias por tu interés y mucho ánimo en el camino de la vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *