Conociendo a la Dama Blanca Alpha Draconis

10/10/18

Hoy era un día como otro cualquiera, pero me sentía algo somnoliento, acababa de llegar el medio día y me encontraba delante del ordenador, tenía la vista algo cansada y me dispuse a hacer una pequeña parada, puse en el reproductor música de meditación con la intención de relajar un rato la mente y la vista, y ocurrió lo siguiente:

Fui transportado en viaje astral hacia un lugar sorprendente, me encontraba en una especie de despacho u oficina, con suelo, paredes y muebles de color metálico, plateado.

Ante mi se encontraba un ser de aspecto femenino reptiliano, color blanco, daba la sensación de ser suave y delicado, ojos bien grandes que ocupaban gran parte de su cara, vestía de color claro  un ropaje largo que caía desde sus hombros. Al principio me inquietó pero rápidamente se dirigió hacia mi y me hablo con las siguientes palabras.

– No te asustes, estamos comunicando contigo para ayudarte, estás en la sexta densidad y pertenezco a los alpha draconis, se que tendrás motivos para asustarte ya que mi especie es la causante de muchos problemas en toda la galaxia, pero no temas, pertenezco a una facción que busca la justicia y liberación del ser humano, no somos enemigos, de hecho he pedido permiso para comunicarme contigo, pertenecemos a una alianza de varias especies de distintas densidades que trabajan juntas para ayudar a la humanidad, por ello he obtenido el permiso.

Sentía mucha calma y paz, y todo era luminoso y agradable, eso me hizo comenzar a confiar, y le pregunté por su nombre y por el motivo de esta reunión.

– Mi nombre no puede pronunciarse en tu lengua por lo que me llamaras, Dama Blanca. El motivo de nuestro encuentro es iniciar nuestro contacto y liberarte de ciertos implantes que forman parte de tu cuerpo que debemos destruir antes de nada, así que ven y túmbate en esa camilla.

Junto a ella, unos metros mas atrás se encontraba una camilla que me recordaba a un aparato de resonancia magnética como el que hay en los hospitales, receloso pregunté de nuevo, – ¿Para qué dices que tengo que ponerme ahí?, – Debemos liberarte de tus implantes antes de poder continuar, es imposible hacer nada si los mantienes en tu cuerpo- contestó.

Entendí que estos implantes no estaban en mi cuerpo físico sino en mi cuerpo astral, o espiritual, y no eran implantes de tecnología terrestre, sino extraterrestre, por lo cual no dudé y me tumbé en la camilla del artefacto.

Había 2 operarios también reptiles, pero estos de menor altura que la dama blanca, aunque su “piel” también era de color blanco, pusieron en marcha el aparato que actuaba como un escaner, una luz clara recorría de arriba a abajo mi cuerpo en varias ocasiones. -Ahí están, míralos!- exclamó la dama blanca, – Menos mal que los vamos a retirar, tienes 3 implantes, uno en el páncreas este te hubiera ocasionado una enfermedad, otro en el corazón, y otro en el cerebro, estos dos últimos para bloquear tu flujo de energía, ahora los retiraremos y quedarás liberado.-

Noté como una luz de mayor intensidad esta vez, y sentí como los implantes eran destruidos, desaparecieron calcinados.

Bajé de la camilla, y fui a sentarme a una especie de sofá que había en la sala, ella me acompaño y se paró en frente de mi para continuar nuestra conversación.

-Ahora tu energía fluirá de manera natural, sin limitaciones, esto te hará muy atractivo para seres parásitos, pero también llamará la atención de las personas que como tú estén buscando la verdad, necesitamos que compartas toda esta información, la tierra está en un momento muy importante donde es necesario que la gente tenga conciencia de lo que está sucediendo a su alrededor y aumente su vibración.

Todo esto resonaba fuertemente dentro de mi, no podía dejar de mirar a mi alrededor, observando cada detalle de la habitación metálica, pero no podía distraerme ya que la conversación continuaba:

-Tenemos gente de nuestra especie infiltrada en vuestro planeta, ayudando y protegiendo a los humanos, que a partir de ahora también estarán protegiéndote a ti. Sal ahí fuera a compartir esta información, y no temas, al principio será complicado pero cada vez te será mas fácil poder compartir tus experiencias con los demás.

Intenté hablar pero en seguida con un gesto de su mano, me dijo: -No vamos a hablar mas por el momento, tienes que descansar, así que vuelve a tus labores en tu hogar, y mas tarde volveremos a tener contacto-. Dicho y hecho, me encontré de nuevo en frente de mi ordenador, relajado y muy tranquilo, tenia una sensación muy agradable en todo mi cuerpo y me sentía muy bien. Rápidamente abrí el buscador de Internet y comencé a buscar información sobre la sexta densidad y los draconianos, llevándome una grata sorpresa al ver que todo coincidía, tal y como me habían contado. Asombroso.

Continuara…..

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *