Conociendo al arconte

Últimamente se encuentra fácilmente muchísima gente hablando sobre los arcontes, y estamos frente a uno de los últimos peldaños antes de llegar a la verdad, poco a poco vamos aumentando nuestra conciencia, y las antiguas creencias son sustituidas por nuevas, vamos evolucionando espiritualmente y cada vez con mas velocidad,  y vamos accediendo a información nueva que aclara conceptos.

Cada día son mas las personas que  desenmascaran a los arcontes y dejan de estar a su servicio, aunque hay que estar bien despiertos y en mi opinión “no es arconte todo lo que intenta manipularte”.

Llamaremos arcontes a ciertos seres , que trabajan en otra dimensión muy cercana a la nuestra y nos manipulan para mantener las leyes de esta Matrix, y se alimentan de nuestra energía, prácticamente somos su “ganado”. Están muy bien estructurados, existen Jerarquías, y trabajan mano a mano con seres físicos, para controlar este planeta.

Los seres de la dimensión arconte, tienen muchas caras y muchos aspectos, son seres camaleonicos, capaces de mostrarte lo que quieres ver, con tal de acceder a tu energía, intentarán afectarte emocionalmente y ofrecerte tratos e incluso ponerse a tu servicio a cambio de una porción  de tu energía, y lo que está claro es que una vez que los ves sin ninguna mascara no te dejarán indiferente.

En esencia son seres extraordinarios, tanta conciencia acumulada, tanta experiencia y sobretodo tanta realidad, conocen nuestro mundo mejor que nosotros mismos, pues ellos son sus creadores, nosotros interpretamos la realidad bajo sus filtros y sus leyes. Estamos despertando y ellos lo saben, por eso su presión aumenta en estos tiempos y se están desenmascarando.

Hoy he podido estar cara a cara con uno de ellos durante una sesión de trabajo, y he aprendido una valiosa lección:

Me encuentro frente a frente con un ser al que rápidamente reconozco como un arconte,  no reacciono, solo observo, inmediatamente comienzo a recibir gran cantidad de información en mi mente, este ser pone imágenes en mi mente como si fuera una pantalla de cine, majestuoso ser cargado de energía que embota mis sentidos, pero no emito juicio, no hay miedo, ni admiración, ya se descubrió hace tiempo su manera de actuar y solo observo, anulo mis pensamientos y observo para no caer en su juego.
Entiendo que el se alimenta de mi, de mi energía, de mi desequilibrio y mis deseos, y que está hambriento, hace tiempo que no lo alimento, y este debe ser un intento desesperado de captar mi atención.

Se que podría acompañar esta visión con luces y colores y presentarse como cualquier ser divino, santo, ángel, ser espiritual etc… como ya han hecho en otras ocasiones, es muy común que lo hagan, pero en el fondo sabe que no caeré en su trampa de nuevo, pues solo observo sin reaccionar. Admiro su representación, y admiro mi fortaleza, pues en otro momento habría caído en sus engaños, pero esta vez no, esta vez entiendo mi lugar y entiendo que mi energía es mía y no le pertenece.

Intenta intimidarme, y aparecen sentimientos de miedo impuestos en mi mente, rápidamente los interpreto como sentimientos externos a mi, y vuelvo a equilibrar mis emociones, noto su frustración, pero solo observo, no intervengo, es lo único que se hacer en estos momentos, observar e intentar mantenerme impasible y en mi centro.

Comienzo a entender su manera de actuar y ahora entiendo como nos han manipulado desde el principio de los tiempos, pero no debemos temerles pues esto nos haría vulnerables, debemos asumir que existen, y que necesitan nuestra energía para continuar su manipulación.

Le doy las gracias por la lección de hoy, he aprendido a mirarte de frente, he aprendido a entenderte y comprendo que debo convivir contigo, pues tu estas aquí desde el principio de los tiempos y no vas a desaparecer tan fácilmente, comparto el espacio y tiempo, pero trabajo día a día para no compartir contigo lo mas importante, mi energía. No quiero nada tuyo, y a cambio no te entrego nada mio.

Tras entender esto, la imagen comienza a desvanecerse, y la experiencia finaliza.

Lo único que podemos hacer, para no caer en sus manipulaciones y preservar nuestra energía es entender esto: Somos seres soberanos, nadie puede tomar nuestra energía a menos de que nosotros se la entreguemos, así que pensemos por un momento, a quien se la estamos entregando, y a quien estamos alimentando con ello, pues de esto depende lo que manifestamos en nuestras vidas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *