El bien y el mal se materializan mediante nuestras acciones.

Una de las inquietudes más persistentes en la gente es el bien y el mal, la eterna batalla desde el principio de los tiempos, seres benévolos, y seres malévolos en continua batalla por controlarnos, los escritos sagrados nos hablan de ello, la historia de cada país contiene también batallas entre el bien y el mal, la televisión, el entorno etc… toda esta dualidad y guerra entre energía positiva y negativa, seres de luz y seres oscuros.

Solo decir que cuando el río suena…

Vamos a poner los pies en el suelo y comprender que el ser humano es actualmente una raza en disputa, de ahí partimos con el entendimiento del bien y del mal desde otro punto de vista.

Como especie, estamos siendo manipulados desde el principio de los tiempos, usados como alimento y herramientas de creación de otras razas, que en un momento de nuestra historia alteraron nuestra naturaleza para su beneficio. El problema viene cuando de algún modo, no lo hicieron en contra de nuestra voluntad, en gran parte nosotros les permitimos hacerlo y les aceptamos como dioses y como guías portadores de la verdad absoluta. Somos cómplices como especie de esta situación, de ahí que deshacerla no sea tan sencillo como debería en un principio.

Les otorgamos el control de nuestras vidas, y nos convertimos en siervos, entregándoles la responsabilidad de nuestra especie y nuestra identidad como individuos, y ellos solo hacen lo que más les beneficia, mantenernos desorientados, adormecidos, y bajo control, separándonos de nuestra naturaleza y de nuestro yo puro y entreteniéndonos con un gran circo para mantenernos sumidos en una ensoñación artificial a la que llamamos Vida. Y a la que además defendemos con uñas y dientes cuando es cuestionada, una cárcel que nosotros construimos y que además protegemos desde dentro, Un plan perfecto con muy pocos fallos.

Existe el mal entonces, claro que sí, no hay mas que mirar por la ventana para poder verlo en acción de múltiples formas, hemos sido engañados, caímos en su juego como marionetas.

El bien y el mal están presentes en todos y cada uno de nosotros, y es en nosotros donde debe comenzar el cambio para desestabilizar la balanza de nuevo y llevarla hacia el lado positivo.

La buena noticia es que no estamos solos, hay muchísimas personas involucradas en este cambio, de dentro y de fuera de nuestro planeta, existen muchas razas trabajando para recuperar a la humanidad en su forma natural, libre de manipulaciones que nos ayudan de muchísimas formas, pero, el cambio debe comenzar en nosotros, ya que somos nosotros la materialización del bien y del mal en nuestra vida, y por desgracia es el mal el que mas consigue expresarse en estos momentos, haciéndonos cada día mas infelices y transformando el mundo esto es muy evidente.

Pero lo mas evidente es que somos participes de ello y lo estamos permitiendo, debemos pues actuar y materializar el bien común en nuestras vidas, a todos los niveles, hay que tomar acción, y reclamar uno a uno lo que nos ha sido negado, no podemos cerrar los ojos y mirar hacia otro lado, dando la responsabilidad a otros de la situación, debemos actuar y manifestar la unión como especie y transmitir positivismo, liberarnos del miedo y las emociones negativas, y empezar a trabajar juntos en esta nueva etapa que comienza en nuestro planeta.

Tanto el bien como el mal se materializan en nuestras vidas mediante nuestras acciones y pensamientos, vamos a empezar a ser conscientes de ellos y desde ahí materializar el cambio.

Sin miedo, somos soberanos de nuestras vidas, materialicemos juntos, pero materialicemos el bien.

4 comentarios en “El bien y el mal se materializan mediante nuestras acciones.”

    1. Todo está genial, hay nuevos colaboradores de la web que están deseando compartir con nosotros, estos días están siendo muy movidos y no he tenido tiempo para publicar, pero contenido hay, y habrá para muchas publicaciones, me alegra ver tanto interés.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *