Elementales de Gaia.

En el principio de los tiempos, en los primeros días de nuestra joven galaxia, nuestro planeta tierra fue dotado de conciencia, una conciencia muy elevada, llamada Gaia.

Una vez acoplada, aún el planeta no podía albergar vida, y es cuando acudieron en ayuda de Gaia, los elementales, algunos escritos los describen como los Elohim elementales, estos dioses con una gran energía de alta vibración, ayudaron e intervinieron en la terraformación del planeta, estas conciencias superiores, son: El fuego, El viento, El agua y La tierra.

Tras miles de años de trabajo se consiguió tener las condiciones ideales para que el planeta puediera  contener seres vivos, y garantizar su evolución y así sucedió hasta nuestros días.

Nuestra gran madre Gaia, tiene a su servicio a estos dioses elementales, que expresan su energía y conciencia mediante los 4 elementos, estando presentes en todo el planeta.

Son muchos los escritos y las culturas que rinden culto a los dioses elementales, buscando su protección, mostrándoles respeto y manteniéndoles presentes en las tradiciones, en todos los rincones del planeta.

El Fuego:

Representado por las llamas o el incienso, gran transmutador de energías, elimina la negatividad y transforma lo viejo en nuevo, otorga poder de sanación y poder para el cambio, fuerza y temperamento son sus características, siempre al servicio de quien le invoca, ahuyenta a la oscuridad y otorga protección.

El Agua:

Representado por el mismo elemento, ríos, lluvia, mares. representa la paz, la conciencia y el pensamiento, la energía de curación, calma las situaciones para aportar equilibrio. Arrastra las energías negativas y purifica nuestro campo energético, absorbe la energía negativa y la arrastra consigo, equilibra la energía mental y física. Gran aliado cuando no se encuentra el camino a seguir. Se expresa mediante los sueños.

El viento:

No necesita representación pues está presente en todos los lugares, es el movimiento, la acción, pura energía. Puede arrastrar y eliminar energías de nuestro campo áureo, es el elemental más sabio, todo lo conoce ya que está presente en todos los lugares, buscador de respuestas, trae consigo el conocimiento místico y oculto, gran aliado de videntes, es el conocimiento en esencia. Benevolente, sabio pero cambiante, no quieras tenerlo en contra, es uno de las fuerzas mas importantes en la tierra.

La tierra:

Representado por la tierra, macetas, piedras etc…,  Da la vida a la semilla, aporta la chispa de la vida, y la chispa de la inspiración, transforma las ideas en acciones, gran materializador, es capaz de contener en si mismo la energía del resto de elementales, nutre nuestras ideas, y nutre nuestras acciones, por lo que expresa fielmente la frase -Recoges lo que siembras.- no puedes tenerlo a tu favor si tus acciónes no son puras.

Estar en equilibrio con las energías elementales, otorga aumento de vibración e inspiración, son aliados que no pueden faltar en nuestras vidas en estos momentos de cambio. Hay que hacerles hueco en nuestras vidas.

Es sencillo sentir estas energías si meditamos en plena naturaleza, en silencio, sintiendo nuestro entorno, podremos percibir la energía del viento, de la tierra, del agua, y del fuego que nos acompañan, y representarlos en nuestro hogar, con macetas, fuentes de agua, inciensos y velas, esto hará que estas energías nos sean favorables.

Un abrazo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *