Ley de vibración

ley de vibración

«Nada está inmóvil; todo se
mueve; todo vibra»

El universo está en constante movimiento, todo vibra nada está en reposo.
Todo son frecuencias vibrando a diferentes velocidades.

Todo lo que ves ahora mismo a tu alrededor incluso el vacío en el universo, está compuesto de energía que emite una vibración determinada. Todo esta en eterno movimiento, nada permanece estático nada está inmóvil.

Esta Vibración es lo que permite a todos los seres y objetos interactuar entre si, y les confiere cualidades únicas.

El rango vibracional se mueve entre dos polos, La mayor frecuencia vibracional, la tiene el espíritu es el extremo de mayor vibración y la materia está en el otro extremo el de la menor nivel de vibración, la densidad.
Entre esos dos polos, hay millones de diferentes niveles vibratorios que componen nuestro universo.

La vibración puede variar en diferentes frecuencias, sería algo parecido al dial de las emisoras de radio, vibrar a una frecuencia determinada te permite sintonizar con frecuencias similares el plano de tu realidad, e interactuar con ellas.

Nuestro cuerpo tiene varios niveles vibracionales, Desde el mas denso, el cuerpo físico, hasta el mas elevado el espíritu, pasando por todos nuestros cuerpos astrales, aumentando su vibración en cada uno de ellos, Si quieres saber más sobre estos cuerpos etéricos te recomiendo nuestro video sobre los 7 cuerpos, te dejo aquí el enlace: 7 Cuerpos Energéticos

En el plano Astral/Espiritual, un mayor grado de vibración te permite conectar con planos etéricos mas elevados, y por el contrario un nivel de vibración bajo te hará conectar e interactuar con niveles bajos habitados por entidades de bajo astral y serás parasitado.

A nivel mental, un nivel vibracional alto te hará tener una mente mas positiva, ágil y tranquila, y por el contrario si te encuentras en un nivel vibracional bajo tu mente estará hiperactiva, negativa y llena de conflictos.

A nivel material, te encontrarás con personas y situaciones que están vibrando en frecuencias como la tuya, como ya vimos anteriormente, todo tiene su correspondencia, como es adentro, es afuera.

No existen vibraciones buenas o vibraciones malas, sino diferentes frecuencias vibracionales, de mayor o menor densidad con efectos diferentes.

Todo pensamiento, emoción, razón, voluntad, deseo o cualquier estado mental va a acompañado por vibraciones, parte de las cuales se emanan al exterior, es la frecuencia que emitimos y tienden a afectar a nuestro entorno.

Como cuando lanzas una piedra a un lago de agua calmada, toda acción o pensamiento emite una onda que interactua con todo tu alrededor, hay que aprender a ser consciente de lo que estamos emitiendo constantemente, y entender que mientras mayor sea nuestra frecuencia vibracional mayor capacidad de afectar a la materia, y esto nos acerca a vibrar en armonía con la fuente, y provocar milagros en nuestras vidas.

Sentimos afinidad por vibraciones parecidas, y repulsión por vibraciones muy diferentes, y atraemos personas y situaciones afines a las frecuencias que emitimos.

Nosotros como seres Almados, podemos afectar a nuestro nivel vibracional sabemos que Una vibración baja puede ser elevada por la conciencia, lo que llamamos (Ascensión), pero también una vibracion alta puede ser bajada por lo que llamamos (precipitación).

Podemos aumentar o disminuir nuestra vibración, nuestro nivel vibracional oscila, es cambiante y es nuestro deber como caminantes del sendero espiritual tratar de elevarlo día a día, sino podemos volver a ser seres “durmientes” llenos de conocimientos vacíos.

Mientras mayor sea nuestro nivel vibracional, aumentará tambien nuestro poder.
Este aumento de poder, provoca que recuperemos nuestra esencia, y nuestra memoria, activando nuestro ADN y recuperando todo nuestro potencial dormido.
Conseguiremos una mayor sintonía con la fuente, y podremos comunicarnos e interactuar con todo el universo, usando de nuevo nuestro poder creador.

Pero esto requiere de constancia y trabajo en uno mismo.

Una perfecta comprensión de este principio
habilita al estudiante a controlar sus propias vibraciones mentales, así como las de los demás.

La capacidad para alterar la vibración de la materia, provoca milagros.
El que comprenda el principio vibratorio ha alcanzado el cetro del poder.

Tenemos el poder de cambiar el entorno, también cambiando nuestra vibración, son tantas las herramientas con las que contamos y a su vez tan desconocidas y tan complejas.

Estos conocimientos están aqui para ayudarnos, pero tienen que ser practicados y formar parte de nuestras vidas para que tengan efecto, es el unico camino para encontrar nuestra plenitud, espero que os sean utiles, y continueis con su aprendizaje.

Un saludo Rafael de séptima esfera.

Enlace al video en YOUTUBE: Ley de Vibración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.