Conocimiento Esencial:

1- Ley Del Mentalismo:

Comenzaremos por conocer las leyes Universales o Leyes Herméticas, son las que rigen nuestro universo y nuestro mundo material, además son un punto de unión entre muchas filosofías y caminos espirituales, por eso las considero un buen punto de partida para conocer más, sobre el mundo que nos rodea y como interactuamos con él.

A parte os contaré también donde está la trampa en esta ley, que explica gran parte del problema que tenemos en esta realidad. Las leyes universales son 7: Hoy comenzaremos por la primera de ellas:


Ley del Mentalismo, que dice así:

El Todo es mente, el universo, es mental. Todo es una creación mental del todo. Podemos denominar al todo como la fuente infinita de la que todo brota. Por lo tanto TODO sería un pensamiento de una mente infinita.

Cuando se habla de todo, nos referimos, a que todo lo que está a nuestro alrededor, cada cosa que podemos, y no podemos ver, incluidos nosotros mismos, existimos, gracias a que hemos sido imaginados en la mente del todo, que puede ser considerada como una mente universal, infinita y viviente.

Tenemos muy arraigada la creencia de que la mente está en nuestro cerebro, pero no es así, nuestro cerebro, está creado por la mente y es sostenido en ella. Y no al revés como hemos creído, hasta ahora.

¿Y donde estamos nosotros en todo esto?

Nosotros formamos parte de la mente creadora o Fuente universal, y tenemos la capacidad de contribuir a la creación, somos co-creadores, nuestra mente está interconectada con la mente infinita ya que de ella nace, y esto nos permite ser creadores, y co-crear.

El escritor Stephen Covey, contribuye a esto con la frase:

Todo se crea 2 veces, la primera vez en la mente y la segunda vez en el mundo material. No se puede crear nada, si antes no ha sido imaginado, es decir, creado en la mente, para posteriormente ser materializado.

Todo aquello que termina haciéndose realidad en el plano físico ha sido, previamente, creado en nuestra mente.

Buda dijo: – «La mente lo es todo. Lo que pienses, en eso te conviertes.»

El principio del Mentalismo es importante, para entender el verdadero potencial de nuestra mente, tanto individual como nuestra mente colectiva.

Aquí podemos encontrar cierta conexión con la ley de atracción, y las técnicas de visualización, y podemos afirmar, que uno de los primeros pasos a tener en cuenta cuando trabajamos en nosotros mismos es el de prestar atención a lo que pensamos, Intentar alimentar nuestra mente con cosas positivas, educándola, y enfocándola para nuestro mayor bien individual y colectivo.

Ahora que entiendes esto, vamos a ver donde está la trampa, porque aquí la hay y muy grande.

ATENCIÓN: En algún punto de este proceso, se produjo una parasitacion o hackeo, se implantó intermediario dentro de este proceso, que interpreta todo a su antojo en este universo, alterando nuestras capacidades co-creadoras y usándolas para su beneficio.

Esta mente parásita conocida como el Demiurgo, en la filosofía Gnóstica, nos ha preparado un entorno físico alterado, al que llamamos realidad material, actuando como intermediario, o más bien, como interferencia entre la fuente y nosotros, para poder alimentarse de nuestra energía creadora y así tomar las riendas del devenir de nuestro planeta.

Privándonos del verdadero, libre albedrío y alterando nuestra percepción de la realidad. Poco a poco va borrando nuestras raíces, va perdiendo nuestras tradiciones y nos va envolviendo en el olvido, haciendo que nos enfoquemos en el mundo material, que es su creación, y levantando el velo del olvido, para que perdamos nuestra parte espiritual y así poder manipularnos a su antojo.

¿Qué podemos hacer?

Recordar se convierte en nuestro propósito de vida, recuperar la conexión “consciente” con la fuente y hacer caer esta estructura impuesta, porque todo esto es reversible, y si queremos recuperar nuestro potencial y nuestro poder co-creador debemos trabajar para neutralizar este bloqueo.

El primer paso es cambiar tu manera de pensar, cambiar tu mente y empezar a poner en marcha todos los mecanismos que ya tenemos en nuestro interior y que nos permiten acceder a nuestro potencial.

Hay que dejar de pertenecer a una mente colmena, hay que dejar de alimentar intermediarios y dejar de entregar nuestra voluntad y energía a entidades que la usan para su beneficio.

Si aumentamos nuestra vibración cada vez somos más difíciles de manipular. La realidad no es como nos la han contado.

Ahora dedica un tiempo a reflexionar sobre esto, entender este principio, ponerlo en práctica, y limpiar tu mente de pensamientos negativos.

Tienes disponible este artículo en forma de vídeo en nuestro canal de Youtube:

https://www.youtube.com/channel/UCErSzA2F53JOJ4rxeA_2Glg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.