Tu Granito de Arena

Si observamos nuestro alrededor, podremos ver que el mundo es mucho mas sencillo en su forma pura y natural, y como lo hemos complicado, hacemos todo difícil, complicamos todo lo que tocamos, si tan solo fuéramos existencia en vez de apariencia, todo recobraría su sentido y significado original.

La vida está pensada para vivirse y disfrutarse, pero la gran mayoría de estímulos y datos que recibimos constantemente de nuestro entorno son muy hostiles, estamos intoxicados por una mente parásita que nos hace complicado hasta el hecho mas simple, llenando nuestra cabeza de ruido y emociones, que alteran nuestra percepción y nuestra naturaleza pura.

No te sientes fuera de lugar…

No sientes como si todo estuviera mal, en el fondo de tu corazón sabes que todo es más sencillo de lo que parece y seguro que has pensado en algún momento en como hemos podido llegar a este punto.

Hemos sido redirigidos hasta este punto, progresivamente, meticulosamente y a través del tiempo se ha ido tergiversando todo a nuestro alrededor para hacer que el estado natural del ser humano sea la lucha, la desesperación y la infelicidad.

Ya hay mucha información sobre estos problemas y no voy a dedicarle mucho tiempo, vamos a comenzar a dedicar nuestra atención a las soluciones. ¿ Qué podemos hacer para inclinar la balanza hacia el otro lado?, deshacer todo esto y volver a nuestro estado natural de equilibrio. Ya lo he comentado anteriormente algunas cosas en este sentido, pero hoy vamos a recordarlo para que lo tengáis presente y entre todos podamos trabajar para conseguir un mundo mejor, no hace falta ser una persona influyente o alguien especial, todos somos igual de valiosos e imprescindibles para darle la vuelta a esta situación y comenzar a sentirnos parte de algo, encontrar nuestro lugar en el mundo.

Lo primero empezar por nosotros mismos, como nos sentimos y que estamos transmitiendo a nuestro alrededor, ¿ estoy feliz? ¿estoy furioso o triste? ¿ qué estoy transmitiendo a mi entorno?. Tenemos que ser responsables sobre nuestro estado, y trabajar para equilibrarnos, y transmitir equilibrio allá donde vayamos.

Aléjate de las fuentes de intoxicación, actualmente podemos intoxicarnos a muchos niveles, físico, mental, emocional y energético. Hay que permanecer atentos y eliminar de nuestras vidas la máxima cantidad de influencias negativas sobre nosotros. Televisión, dramas, personas tóxicas, creencias toxicas….

Usar el silencio y la naturaleza como fuente de energía, hay que parar ese dialogo mental constante que nos desgasta, hay que re-conectar con tu yo verdadero, y recargar nuestra energía rodeados de naturaleza, tierra y espacios abiertos.

Seamos conscientes de estos puntos, comienza a prestarle atención, se el cambio. Eres la pólvora que encenderá todo a su alrededor, transmitiendo alegría y esperanza a todo tu entorno. Pon tu granito de arena, es muy necesario y tenemos que trabajar juntos para conseguirlo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *